Noticias

Un verano con el bebé

  • Pequeño Koala
  • 29.05.2021

En las últimas semanas os hemos presentado muchas novedades y propuestas para los peques en los próximos meses. Ya hemos iniciado la matriculación del nuevo curso en la Escuela Infantil y estamos preparando los grupos para los campamentos de verano para niños más mayores.
 

No obstante, llegan unas fechas en las que los nenes y nenas de 0 a 3 años van a tener que pasar tiempo en casa. Si este es el caso de vuestra familia, os vamos a facilitar una lista de juegos y actividades que podéis llevar a cabo con los peques para pasar con ellos un tiempo divertido y de calidad.
 

Hemos dividido la lista en tres categorías en función de los beneficios que los juegos propuestos os van a permitir obtener.
 

Empezamos:
 

Para fortalecer sus músculos y desarrollar la psicomotricidad del bebé
 

Escalada de cojines: forma una montaña de cojines en un lugar seguro para el bebé, el suelo o la cama servirán, y deja que el peque ejercite su cuerpo trepando hasta que se canse.

Gatear a todo trapo: tanto si el bebé ya gatea como si es hora de que aprenda, este juego en el que, colocándolo boca abajo, debe alcanzar el juguete, será un ejercicio muy bueno.

Ejercicio de piernas: Antes de que el bebe pueda empezar a andar, la musculatura de sus piernas debe proporcionarle seguridad y agilidad. Enseña al peque o la peque a patear el aire o mejor, coloca algún juguete que haga ruido sobre él y anímalo a que los golpee con los pies y los haga sonar. Este será un muy buen ejercicio.

Pequeña gincana: prepara un circuito con cojines y cajas para que el bebé supere los obstáculos gateando. Haz montañas y túneles y, al final del camino, coloca su juguete favorito o algo que le haga ilusión conseguir. Cuando logre su premio no olvides celebrarlo con el bebé como corresponde.

Me paso el día bailando: bailar es de los primeros juegos que el bebé aprenderá sólo. Pon música y acompaña al nene o nena bailando para fortalecer sus músculos y mejorar su equilibrio.

Haciendo su primera música: con cajas, cacerolas y un par de cucharones de madera, los brazos del peque o la peque se van a poner bien fuertes. Eso sí, este juego de golpear haciendo ruido no es apto para la hora de la siesta...

Trepar por la cuerda: si el bebé aún no anda ni gatea, una forma muy buena de fortalecer sus brazos y que al peque le parecerá muy instintiva es, poniéndole boca arriba, hacerle levantarse sujetándose a tus dedos o agarrando algún juguete o una cuerda sobre la cuna.

Pedalear en el aire:  aprovecha este ejercicio para que tu peque te ayude a estar en forma. Colócalo boca arriba junto a tí y enséñale a hacer la bicicleta. Esto fortalecerá su abdomen, imprescindible para empezar a andar y creará un vínculo para jugar juegos de grupo.

 

Para estimular sus sentidos
 

Los primeros sonidos especiales: con el bebé sentado, usa elementos como campanillas o cascabeles a los lados de su cabeza para que empiece a conocer sonidos especiales. No olvides que el bebé debe ver el instrumento para que aprenda a identificar las cosas por el oído y la vista.

Cazar burbujas: hazte con un juguete para hacer burbujas y haz que el peque o la peque intenten cogerlas en el aire. Esto, además de ejercitar su musculatura, despertará su coordinación ojo-mano.

Libros de texturas: y si no tienes libros con los que enseñar al peque distintas texturas, hazlos tú. Expón al bebé al tacto con distintos elementos o sustancias seguras para él. Harina, una esponja seca y otra mojada, un poquito de yogur…

Describe las sustancias para que el bebé tenga siempre estímulos verbales, ya sabemos que hablar a los peques les ayuda al aprendizaje y les facilita herramientas esenciales para su comunicación en las distintas etapas de su desarrollo.


Para despertar su interés por el mundo
 

El juego de las muecas: a los bebés muy pequeños les impresionan mucho los gestos de los adultos. Tumba al peque y haz muecas para que te imite o simplemente se ría de ti. También puedes llevar al bebé frente al espejo para que empiece a reconocerse.

Las primeras clases de anatomía: este juego será muy importante para que el bebé empiece a desarrollar su capacidad de aprendizaje. Pídele que te señale sobre su propio cuerpo las partes que quieras. Recuerda que primero tendrás que hacerlo tú, la imitación es siempre el primer paso.

Su primera obra de arte: hazte con un buen cargamento de pintura apta para bebés y deja que se pringue las manos a placer para pintar sobre un papel, cuanto más grande mejor.

Construir sus propios muñecos: inventar cuentos para el bebé puede ser incluso más emocionante si van acompañados de muñecos hechos con calcetines que se muevan y parezcan hablar.

Las cosas diferentes: para despertar el interés por el aprendizaje al bebé, puedes jugar con él a agrupar cosas iguales, por colores, formas. Busca cada vez nuevos retos, de más evidente a menos, este juego no tiene límite.

Cuidar del muñeco: una actividad que puede ayudar al bebé a ver el mundo como un lugar compartido consiste en enseñarle a cuidar de los muñecos, a llevarlos a dormir, a darles de comer, etc.

Inventar el movimiento: ayuda al bebé a crear juguetes que pueda poner en movimiento. Por ejemplo, una caja pequeña puede ser un coche y hacer un recorrido imaginario por el suelo. No es necesario que tenga ruedas, sólo que el bebé imagine que es algo diferente de una caja.
 

Estos son sólo algunos juegos para la primera etapa de desarrollo de los bebés. Todos ellos se realizan, como es lógico, entre adulto y pequeño de forma muy estrecha y son muy recomendables para fortalecer los vínculos del bebé con sus padres, hermanos o abuelos. No te cortes en compartirlos con el resto de la familia y, si conoces más juegos, compártelos también con nosotros.

Etiquetado como:

Utilizamos cookies propias para analizar nuestros servicios y de terceros para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Puedes obtener más información y configurar tus preferencias en "Configuración" y + "Info".