Noticias

Matronatación en Madrid: una experiencia inolvidable con el bebé

  • Pequeño Koala
  • 24.01.2020

Tanto si te has decidido ya a participar en nuestro programa de matronatacióncomo si no tienes esta posibilidad a tu alcance, creemos que es interesante que conozcas en qué consiste esta actividad que puede proporcionar a padres y madres una de las experiencias más intensas en los primeros meses de convivencia con el bebé.

Además, si estás pensando ya en preparar a tu bebé para el mundo de las piscinas este verano, puede ser muy útil que conozcas algunas pautas y precauciones.


¿En qué consiste la matronatación?


La matronatación es la actividad por la que los padres introducen a sus bebés en el entorno acuático. Más que dar clases de natación, se trata de familiarizar al pequeño con el agua para que desarrolle su cuerpo y tenga su primera fuente de confianza y seguridad.

La matronatación existe desde los años 60 y actualmente se ha convertido en una actividad muy demandada por los padres y madres que ven en ella una buena forma de beneficiar el desarrollo del bebé a través de una experiencia que fortalece los vínculos entre ellos.

Esta actividad consiste en la estimulación acuática del bebé por medio de juegos destinados a que el pequeño aprenda a flotar y moverse en el agua.

 

Beneficios para padres, madres y bebés


En el agua los bebés pueden desarrollar movimientos naturales y familiares para ellos. Esto hace que su percepción de ese espacio les proporcione experiencias estimulantes, divertidas e intensas.
 

Pero además de esto, la matronatación puede tener consecuencias muy beneficiosas en el desarrollo físico y emocional del pequeño:

·         Facilita el desarrollo psicomotor.

·         Es una buena forma de introducir experiencias para la socialización del bebé.

·         Mejora su descanso y le ayuda a conciliar el sueño.

·         Aumenta su apetito después del ejercicio.

·         Desarrolla el sistema respiratorio y los músculos torácicos.

·         Evita y corrige desviaciones de columna.

·         Aumenta el coeficiente intelectual, ya que posibilita al bebé percibir el mundo de forma diferente, lo que le va a ayudar a desarrollar su creatividad y su forma de aprender.

·         Fortalece su relación con el padre y la madre. Se desarrolla una mayor relación confianza.

·         Desarrolla habilidades vitales de supervivencia, tales como aprender a aguantar la respiración bajo el agua o a realizar movimientos seguros ante una posible caída.
 

Por otro lado, las ventajas de iniciarte con un monitor especializado son múltiples para los padres y madres:

·         Adquieren herramientas para conseguir que la adaptación al agua del bebé sea divertida para ambos.

·         Aprenden métodos seguros para sostener al bebé durante el baño.

·         Los padres y las madres también aprenden sobre motricidad en el agua.

·         Realizan un ejercicio saludable y relajante sin renunciar a pasar el tiempo libre con el bebé.

 

Consejos de seguridad antes de ir a la piscina con el bebé


Si es la primera vez que vas a la piscina con el bebé, es muy recomendable, antes que nada, que la instalación cuente con un monitor especializado. Es por ello que se aconseja participar en un curso donde te enseñarán cómo realizar los primeros contactos del bebé con el agua, además de cómo desarrollar los ejercicios que le van a sentar mejor con total seguridad.
 

Este consejo anterior es más importante que nunca si piensas enseñar al bebé a bucear. Si bien los bebés tienen el instinto de no respirar bajo el agua, es necesario que esté listo para bucear si quieres que disfrute de ello y no coja miedo al agua. Lo mejor aquí es que recurras a alguien especializado.
 

Además, te puede servir, antes de comenzar tu curso de matronatación, chapotear con el bebé en la bañera. La forma de hacerlo es parecida a lo que vas a aprender en la piscina:

·         Mantén contacto constante con el bebé para transmitirle seguridad.

·         Háblale y cántale para que relacione el agua con emociones relajantes y familiares.

·         Suavemente, sin sobresaltarle, échale agua sobre la cabeza.

·         Baja la temperatura del agua de la bañera gradualmente para adaptarla a la que tendrá la piscina.


Una vez en la piscina con el bebé debes tener en cuenta


Aunque hay casos en los que te pueden recomendar la natación para el bebé desde el primer momento de su vida, es aconsejable que para llevarle a la piscina esperes a que tenga el sistema inmunitario totalmente desarrollado.


Como pronto Pequeño Koala recomienda empezar a partir de los 5 meses, aunque el pediatra deberá aconsejarte en función de lo que necesite en concreto tu pequeño.


Una vez en la piscina, mete al bebé poco a poco. Moja sus pies, piernas y brazos antes de sumergirle sujetándole siempre entre los brazos.


Como hemos dicho antes, el bebé deberá estar en todo momento sujeto a su padre o madre.


Una vez dentro del agua, si el bebé se encuentra cómodo, será el momento de jugar y hablar con él.


Por el contrario, si el pequeño no se encuentra bien, habrá que retirarlo a un lugar donde se sienta seguro y pueda ver los juegos de los otros niños en el agua.


Por último, debes tener ciertos conocimientos sobre las instalaciones a las que acudirás con el pequeño. Normalmente, los establecimientos que ofrecen cursos de matronatación ya están preparados en este sentido, pero si te decides por ir a una piscina sin cursos, debes saber que:

·         la temperatura del agua debe alcanzar los 30º C

·         el tratamiento de cloro debe estar entre un 0,5 y un 0,6 %, manteniendo el ph entre 7,2 y 8.

·         los vestuarios deben encontrarse próximos a la piscina y climatizados, para evitar que los bebés cojan frío.

·         en piscinas desbordantes debe existir una valla perimetral que impida a los bebés acercarse al agua.

·         la temperatura del aire debe ser superior en 1º C a la del agua.

·         además, se recomienda una diferencia de CO2 entre el interior y el exterior del recinto de 500 ppm y una humedad relativa que oscile entre el 60 y el 70 %.

·         las instalaciones deben estar al día de los controles periódicos obligatorios y los análisis del agua.

·         para realizar actividades de matronatación sin monitor, se aconseja que la piscina tenga una profundidad de entre 1 y 1,20 metros de profundidad, ser blanca, y que permita ver perfectamente el fondo de la piscina. Busca unas instalaciones que puedan ofrecerte todo esto para asegurarte de disfrutar la experiencia.

 

¿Qué se necesita para ir a la piscina con el bebé?


Por último, para que vayas preparado o preparada desde el primer día a tu piscina con el bebé, te dejamos una lista de lo que te puede hacer falta llevar contigo:

·         Pañales para el agua o un bañador desechable.

·         Albornoz para ti y para el bebé. Es importante no enfriarse cuando salís del agua templada. También puedes optar para el pequeño por una toalla con capucha.

·         No olvides las cremas y polvos de talco que suelas usar después de su baño normal. Piensa que durante un buen rato el bebé estará en agua con cloro y que después vas a meterle en una ducha con agua limpia, así que la piel del bebé quizá necesite un extra de hidratación.

·         Para que el pequeño recupere fuerzas después del ejercicio, prepara un biberón o lo que le des de comer y beber normalmente.

 

    

 



FUENTES

https://muysaludable.sanitas.es/padres/bebes/matronatacion-natacion-del-bebe-la-madre/

https://muysaludable.sanitas.es/padres/bebe-al-agua-cuanto-antes-aprendan-a-nadar-mejor/

https://www.bebitus.com/magazine/bebe/jugar-y-fomentar/matronatacion.html



 


 

Etiquetado como: